Artículos más visitados

  • ¿Quién soy yo?

    ¿Quién soy yo?

    Cualquier persona en algún momento de su vida, se puede preguntar ¿soy yo mi cuerpo?, ¿tiene algún sentido el nacer y el morir?, ¿quién soy yo?

    Leer más

  • Posturas para meditar

    Posturas para meditar

    Para meditar es importante elegir una postura correcta que nos ayude a la concentración y a la relajación del cuerpo y de la mente.

    Leer más

  • La DMT y la Práctica de Zazen

    La DMT y la Práctica de Zazen

    La N,N-dimetiltriptamina (DMT) es una sustancia que se encuentra en la naturaleza: en los seres humanos, animales, vegetales.

    Leer más

  • Respiración y Longevidad. Ejercicios de Respiración

    Respiración y Longevidad. Ejercicios de Respiración

    Existe la creencia, en la filosofía hindú, de que cada hombre nace con un número determinado de respiraciones, y cuando se termina la última muere.

    Leer más

Paqui

Paqui

Monitora de Chi Kung para la salud. Druida de la tradición de la Casa del Bosque.
En constante aprendizaje.

Dzogchen II

Kuntuzangpo

Nos llama la atención ver la diferencia entre el zen, tan pragmático, tan sencillo, tan en blanco y negro; y la tradición tibetana tan teórica, rica en matices, tan llena de prácticas, rituales y color. Las enseñanzas se ajustan a la mentalidad de las personas que la tienen que poner en práctica. Cada momento y cada lugar son distintos. Ahora estas enseñanzas se terminarán amoldando a estos tiempos y a este mundo globalizado.

Dzogchen I

Como decíamos en artículos anteriores las prácticas de Mahamudra y Dzogchen son las últimas prácticas del tantra budista tibetano, y a la vez son un método completo para la iluminación. En este caso vamos a hablar del Dzogchen, traducido como "la Gran Perfección" o "Gran Plenitud", se considera la enseñanza más elevada tanto del Bön ‒religión del Tíbet anterior al budismo‒ como de la tradición Nyingma del budismo tibetano. Aunque también hay prácticas de Dzogchen en la tradición Kagyu. Se le llama "la gran esfera única", y aunque única se describe con tres aspectos: la base, el camino y el fruto. Base porque el fundamento del Dzogchen es el estado primordial de la mente; camino porque es el camino supremo y directo hacia la realización; y fruto porque es la consumación de la iluminación. La práctica esencial de Dzogchen es la "autoliberación": permitir que todo lo que surja en la experiencia exista tal como es, sin ninguna elaboración por parte de la mente conceptual y sin codiciarlo ni rechazarlo.

Kuntuzangpo

Mahamudra V

COMENTARIO DEL CANTO DEL MAHAMUDRA DEL GANGES POR LAMA GUENDUM RIMPOCHÉ. (Tercera parte)

Guendun Rimpoché

EL CANTO PROSIGUE: La vía suprema es aquella que trasciende todo asimiento a un sujeto y a un objeto. La meditación suprema es aquella que está libre de toda distracción. La actividad o conducta suprema es aquella que es libre de todo esfuerzo o intención. Y cuando permanecemos libres de cualquier esperanza y de cualquier miedo, el fruto se vuelve manifiesto. Seguidamente se explica que, si permanecemos en un estado que trasciende todo objeto pudiendo servir de punto de referencia a la consciencia, la naturaleza de la mente se vuelve evidente y clara. Se está en el camino de la budeidad cuando no se sigue ningún camino. Meditar sin un objeto de meditación es el signo que alcanzará el insuperable Despertar. No debemos buscar un tipo particular de vía, de meditación ni de acción; hay que estar igualmente libre de buscar un objeto de meditación susceptible de constituir un punto de referencia relativo a ese estado natural último; y hay que estar libre de toda idea de progresión en un largo camino. Ciertas enseñanzas sobre la obtención de la realización hablan de diferentes niveles y caminos, pero en la enseñanza del Mahamudra, la base, el camino y el resultado son inseparables. Por esta razón, puesto que no se trata de pasar de un estado a otro, la enseñanza del Mahamudra es una enseñanza completa y un camino muy corto hasta la iluminación.

Mahamudra IV

COMENTARIO DEL CANTO DEL MAHAMUDRA DEL GANGES POR LAMA GUENDUM RIMPOCHÉ. (Segunda parte)

Guendun Rimpoché

APRENDER LA REALIDAD ÚLTIMA

El comentario prosigue explicando que existen dos acercamientos para comprender o reconocer la realidad última: En el vehículo de las características, que es uno de los vehículos del Mahayana, se utiliza la propia consciencia o la propia facultad de comprensión, para analizar las formas, los sonidos, etc.; todos los fenómenos externos, objetos de la mente; y se analiza igualmente la mente en sí misma, para llegar a la conclusión de que la mente y sus objetos no son más que una sucesión de instantes o de partículas individuales de tiempo. Se concluye de todo ello que todo eso, la mente y los objetos de la mente en el mundo exterior (los objetos de los sentidos), es algo no nacido y libre de proyecciones.

Mahamudra III

COMENTARIO DEL CANTO DEL MAHAMUDRA DEL GANGES POR LAMA GUENDUM RIMPOCHÉ. (Primera parte)

Guendun Rimpoché

En Agosto del 1987, Lama Guendun Rimpoché dio un comentario del texto raíz de las instrucciones orales que fueron dadas por Tilopa a su discípulo Naropa en las orillas del Ganges , en el alba del primer milenio. Estas instrucciones condensan todos los aspectos esenciales de la base, del camino y del fruto del Mahamudra, el "Gran Sello", realidad última de la mente y de los fenómenos.

Mahamudra II

Mahamudra I

Tercer giro a la Rueda del Dharma

Rueda del Dharma

Como hemos visto en artículos anteriores, se dice, que Buda Sakyamuni dio tres giros a la Rueda del Dharma. El gran maestro Aryadeva describe así estas tres vueltas: La primera enseñanza fue impartida con el propósito de alejar a los discípulos de la acumulación de karma negativo. En la segunda, el Buda mostró como vencer al "yo", que es la fuente de todas las emociones conflictivas. Ésta es la enseñanza acerca de la vacuidad. Y en la tercera vuelta mostró la manera de vencer las actitudes y filosofías que limitan una comprensión perfecta y precisa.

Vacuidad

El dolor y la enfermedad

La mente

No necesitamos buscar afuera, pues todo lo que necesitamos para encontrar la paz y la felicidad última está dentro de nosotros.

Cuenta una historia que había una vez un ser divino que quería esconder un secreto importante: el secreto de la felicidad. Primero pensó esconder el secreto en el fondo del mar, pero luego se dijo: "No, no puedo esconder mi secreto ahí. Los seres humanos son muy listos y un día lo encontrarán". Luego pensó esconder el secreto en una cueva, pero rechazó esa idea también y afirmó: "Mucha gente visita las cuevas. No, no, la gente encontrará el secreto ahí también".

En "El camino del dragón" utilizamos cookies para mejorar la navegación por el blog. Para más información sobre las cookies pulsar en el siguiente enlace Saber más.

Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. Aceptar