Sábado, 04 Noviembre 2017 11:14

Fitoterapia en Medicina Tradicional China

Escrito por

Shen Nung

Hace dos mil trescientos años, el mítico sabio Shen Nung recogió, probó y catalogó las hierbas medicinales silvestres. Desde entonces la fitoterapia china ha ido modificando y añadiendo otras plantas, hasta alcanzar seis mil sustancias, de las cuales se utilizan actualmente dos tercios. Estas sustancias son en su gran mayoría plantas pero también se incluyen minerales y algunas sustancias animales.

Las plantas medicinales chinas están clasificadas según su naturaleza bioquímica y sus efectos terapéuticos, en lo que los herbolarios chinos llaman gui jing, que significa literalmente "retorno a los meridianos", e indica el sistema órgano/meridiano con el que determinadas plantas tienen afinidad y entran en contacto después de haber sido ingeridas y metabolizadas. Se piensa que el Qi (energía) que desprende una planta determinada con afinidad al Pulmón, será recogido por el Meridiano del Pulmón y de esa manera sus efectos terapéuticos pasarán al órgano.

El dominio de la fitoterapia es muy complejo, se basa en las premisas de la medicina china. Estas sustancias deben reorganizar los constituyentes corporales (Qi, Fluidos y Sangre) dentro de los Sistemas de Órganos y expulsar los Climas adversos (Viento, Calor, Sequedad, Humedad).

Las hierbas fuertemente aromáticas como el almizcle o el alcanfor disipan el Viento y la flema, despejando los sentidos y vivificando la conciencia. El olor o el sabor de las hierbas de una fórmula dirige o "conduce" su acción a partes concretas del cuerpo. Las hierbas picantes y fuertes van al Pulmón, las rancias y saladas al Riñón, las fermentadas y ácidas al Hígado, las acres y amargas al Corazón, y las aromáticas y dulces al Bazo.

Jengibre

El JENGIBRE (Jiang) es un ejemplo de como la configuración, el color, el sabor, el olor y la naturaleza tienen correlación con su uso. El jengibre es amarillo, aromático y dulce, lo que corresponde a la Tierra (Estómago y Bazo) y también es fuerte y picante, lo que corresponde al Metal (Pulmón e Intestino Grueso). Tiene una naturaleza caliente y una textura jugosa, de modo que calienta y humedece, siendo adecuado para estados respiratorios y digestivos Fríos y Secos (como la gripe con sed, tos seca, escalofríos y diarrea). El sabor picante del jengibre rallado descongestiona el Qi (aliviando síntomas como espasmos, náuseas e indigestión, incluyendo el mareo por movimiento y las náuseas matinales de las embarazadas) y disipa el Viento y la flema (aliviando síntomas como fiebre, tos y vértigo). Cuando se tuesta, tiene una acción más sedante y calorífica, eliminando el Frío y la Humedad del centro del cuerpo (aliviando síntomas como escalofríos, retención de agua y mala circulación). (Tomado del libro Entre el Cielo y la Tierra, descrito en la bibliografía, p. 283)

Los herbolarios chinos pesan y mezclan en bolsitas individuales la dosis para cada día y cada paciente en particular, facilitando la preparación de las tomas diarias. Existen también fórmulas ya preparadas para estados generales, algunas de estas fórmulas se venden en forma de píldoras que se fabrican moliendo los ingredientes secos hasta conseguir un fino polvo, y mezclándolo con miel para hacer unas bolitas. Estas píldoras son muy populares y las hay para todo tipo de problemas: resfriado común, alergias, indigestiones, traumatismos, infecciones, dolores, inflamación, etc.

Hay que tener en cuenta que las plantas y los alimentos tal y como se presentan en la naturaleza tienen unas propiedades específicas, una serie de ingredientes activos, vitaminas, minerales, enzimas. No se componen sólo de un ingrediente activo, como pasa con las medicinas occidentales fabricadas sintetizando un solo componente activo, sino que tienen otros ingredientes que le ayudan a que se asimile de una determinada manera, sirven como mediador o simplemente protegen al cuerpo de determinadas influencias negativas. Podríamos decir que la naturaleza presenta productos afines a los organismos vivos del propio planeta, con las proporciones adecuadas de las distintas sustancias para ser asimiladas. Y esto es así porque todas las formas que contiene el planeta son creadas por el propio planeta de acuerdo a una lógica determinada que se apoya entre sí. Por eso es tan importante guardar el equilibrio natural de la Madre Naturaleza, aunque no entendamos dicho equilibrio. A veces estas sustancias y sus funciones son conocidas por nosotros y otras no las hemos descubierto todavía, pero la naturaleza es sabia y siempre contiene las proporciones adecuadas de las diferentes sustancias para que estas puedan ser absorbidas y asimiladas correctamente por las personas y los animales. Es verdad que una sustancia activa creada en el laboratorio puede tener mucha más concentración, pero a la vez el cuerpo se va a resentir por la falta de todas las demás sustancias de las que debería ir acompañada para ser bien recibido y asimilado por el organismo. También la utilización de las plantas debe de ser responsable, una mala utilización puede causar daños en el organismo. Hay que conocer las contraindicaciones pues algunas plantas no se pueden tomar en el embarazo y otras por ejemplo, aumentan la presión sanguínea o bajan el azúcar.

Debemos de conocer que el propio cuerpo sintetiza muchas de las sustancias que existen en la naturaleza y el hombre imita con sus fármacos. Es mucho mejor permitir al cuerpo que fabrique sus propias sustancias químicas para su autocuración, y esto se consigue con la meditación, las técnicas de Qi Gong, la helioterapia, aromaterapia, ejercicios de respiración, y por supuesto con una buena alimentación, una vida sana, unos buenos paseos por la naturaleza y pensamientos positivos.

A continuación dejo unos ejemplos de algunas plantas chinas de uso más conocido.


Ginseng

GINSENG:

La "raíz-hombre", así llamada por su asombroso parecido con el cuerpo de un hombre, se viene utilizando en China como tónico y preventivo contra la enfermedad y la degeneración desde hace más de 5.000 años. Hasta la fecha, empero, los únicos estudios científicos serios sobre esta planta realizados en Occidente se han llevado a cabo en la Unión Soviética y en Francia.

Los científicos soviéticos han conseguido aislar recientemente tres ingredientes activos en la raíz de ginseng: la panaxina, la panaquilana y la schingenina. La combinación de estos tres elementos favorece la circulación, estimula el sistema nervioso y aumenta la secreción de hormonas en todo el sistema endocrino. Esa es la "esencia" del ginseng. Los mismos científicos soviéticos han descubierto también que la raíz de ginseng emite minúsculas cantidades de radiación ultravioleta de una determinada frecuencia, y que esta energía radiante estimula específicamente el crecimiento de los tejidos humanos sanos. Esta energía radiante no es otra cosa que el Qi, la energía de la vida, y es esta misma energía bioactiva la que confiere al ginseng sus "misteriosos" poderes de curación. Se trata de la misma clase de radiación bioactiva amistosa que emana de las enzimas activas vivas cuando se ponen a trabajar en el organismo humano.

Todas las "plantas de poder" como el ginseng contienen, además de su "esencia" bioquímica, poderosas energías bioeléctricas, con afinidad específica con los tejidos vivos. Esta energía estimula el propio sistema energético del cuerpo al entrar en los meridianos, por los que se desplaza hacia los correspondientes órganos y glándulas, ejerciendo sobre los mismos un efecto terapéutico. (Tomado del libro de Daniel Reid anotado en la bibliografía, pp. 265-266).


Astragalus membranaceus

ASTRAGALUS MEMBRANACEUS (Huang Qi)

El astrágalo tonifica el Qi. Cuando el Qi se ha consumido, la persona se siente débil, cansada, apática, sin aliento y es vulnerable a las infecciones. Esta hierba crece en las tierras vírgenes de la Mongolia Exterior y su raíz amarilla y fibrosa refuerza el metabolismo, la respiración y la inmunidad. Calienta las extremidades y los músculos, expulsa el Frío y la Humedad de los órganos internos, y refuerza el Bazo, el Pulmón y el Riñón. Las investigaciones modernas definen el astrágalo como "un modificador de la respuesta biológica" que incrementa la función adaptativa del cortex adrenal y la producción de glóbulos blancos (concretamente de los macrófagos y las células T), de glóbulos rojos, de hormonas como el interferón y de proteínas protectoras llamadas inmunoglobulinas. Como contrarresta la depresión de la médula ósea y alarga la vida reproductiva de las células sanas en un 50 por ciento, el astrágalo se usa para ayudar a los pacientes inmunodeprimidos como los que han recibido tratamiento de radioterapia y quimioterapia y aquellos con ARC o SIDA. Protege al hígado de la degeneración de las grasas causada por venenos como el tetracloruro de carbono, promueve la diuresis, disminuye la presión sanguínea e incrementa el vigor y la resistencia general. (Entre el Cielo y la Tierra, p. 287).


Angelica sinensis

ANGELICA SINENSIS (Dang Gui)

La raíz de angélica tonifica la Sangre. Cuando la sangre es deficiente, la persona se siente floja, inquieta, irritable, seca, pusilánime, fría y frágil. La raíz de angélica, conocida como dang gui se considera la reina de las hierbas para la mujer, debido a su poder de restaurar la Sangre, regular el ciclo menstrual y reforzar el útero. Produce Sangre de la misma manera que el astrágalo produce Qi, aportando Calor y nutrición a las vísceras así como a la piel, los músculos y la carne. Al acelerar y enriquecer la Sangre, expulsa el Frío, el Viento y la Humedad. Beneficia al Hígado, al Corazón y al Bazo y elimina el dolor del estancamiento obstructivo. Las investigaciones farmacológicas aportan evidencias de que la angélica estimula y regula las contracciones uterinas, incrementa la utilización de oxígeno por el Hígado, calma el sistema nervioso central y alivia el dolor asociado a la neuralgia, isquemia (por ejemplo, angina) y reuma u osteoartritis. Como la angélica nutre la Sangre, moviliza la circulación, genera tejido, expulsa el Viento y alivia el dolor, se utiliza para tratar la anemia, el dolor abdominal, los espasmos de la menstruación y las enfermedades de corazón, y para promover la curación de heridas, úlceras e inflamaciones. (Entre el Cielo y la Tierra, p. 288).

Medicina China


BIBLIOGRAFÍA

- ENTRE EL CIELO Y LA TIERRA. LOS CINCO ELEMENTOS DE LA MEDICINA CHINA.- Harriet Beinfield y Efrem Korngold.- Ed. La liebre de marzo.

- EL TAO DE LA SALUD, EL SEXO Y LA LARGA VIDA.- Daniel Reid.- Ed.- Urano.


<< ANTERIOR SIGUIENTE >>

Visto 249 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Autora

  • Monitora de Chi Kung para la salud.…

Buscar en el blog

Artículos

Suscribirse

Introduce tu dirección de correo para recibir los últimos artículos publicados:

 

Síguenos


Dragon comentarios bienvenida


En "El camino del dragón" utilizamos cookies para mejorar la navegación por el blog. Para más información sobre las cookies pulsar en el siguiente enlace Saber más.

Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. Aceptar